El paradigma de la Nueva Capacidad de Distribución

Tecngologia Aplicada Al Turismo
El paradigma de la Nueva Capacidad de Distribución

Con el lanzamiento en 2016 del nuevo programa o modelo de distribución de la IATA, denominado NDC (New Distribution Capability) el proceso de desintermediación de la aeronavegación está precipitándose a un ritmo que debiera llamarnos la atención al menos.

Hace tiempo que las aerolíneas amenazan con romper con los GDS, basta con recordar los casos de American Airlines cuando tuvo serias discusiones con Sabre por integrarse directamente a Kayak (por decirlo de alguna manera agradable) o el caso de Lufthansa con Amadeus (empresas del mismo grupo por aquel entonces). No obstante, el año pasado sucedió un hecho que en la industria aerocomercial del viejo continente dejó en vilo a muchos directivos de los GDS, mientras que en nuestra región de Latinoamérica pasó bastante desapercibido.

Se trata del lanzamiento del NDC, un programa de la IATA diseñado para que las compañías aéreas adopten un nuevo “standard tecnológico” que les permita la conexión directa con las agencias de viajes, mediante la integración de Web Services / APIs XML.

El NDC plantea que con este modelo, las aerolíneas podrán tener un mayor control de sus canales de distribución, como así también de la forma en que su producto es comercializado, pudiendo ofrecer en dichos canales todo un universo de servicios auxiliares.

No estamos hablando solamente de que podrán ofrecer tarifas diferenciales por estos canales directos y controlados, sino que en el propio sitio del NDC Program se dan indicios de que se podrá acceder a productos que no serán disponibilizados en los canales tradicionales o que por ejemplo, se dispondrá de contenido enriquecido de las aerolíneas y de otros servicios complementarios con el objetivo de aumentar el revenue pero también de apuntar a una mejor experiencia del usuario a la hora de adquirir un viaje.

Entonces el pasajero podría acceder a menú de compra de productos y servicios turísticos más variopinto con la posibilidad de sumar productos ancilliaries. Así por ejemplo, una vez en el avión, éste podría continuar la experiencia de shopping, ya sea para adquirir un upgrade, comprar un citytour o reservar un transfer para su próximo destino.

Cabe destacar, que una de las primeras en adherir al NDC Program fue la alemana Lufthansa, cobrando al mismo tiempo a las agencias de viajes, un extra de €16 por cada reserva realizada vía los GDS tradicionales. Como diciendo claramente “si no cambias a nuestro sistema, reservar te saldrá mucho más caro de ahora en más”.

Más recientemente, se sumó al NDC el grupo Iberia & British (IAG) cobrando por GDS unos € 9,5 de sobrecoste a partir del 1º de noviembre de 2017.

Y como era lógico suponer, al haberse incorporado Iberia a este grupo de avanzada, las TICs comenzaron a experimentar en España una gran demanda de integraciones a los canales B2B, que son los que utilizan los grupos de agencias de viajes. En otras palabras, los agentes no quieren pagar el sobrecosto que implica reservar en el GDS y ven como una alternativa muy viable el integrar el contenido del NDC a sus plataformas de reservas que ya acostumbran a utilizar para operar una gran variedad de productos turísticos.

Esto ha provocado, por un lado, reacciones de los grandes turoperadores y agencias de viajes tanto tradiciones como las OTAs. Algunos están a favor de la desintermediación claro está y otros más conservadores, en contra. Pero cierto es que, esta tendencia será muy difícil de revertir y huele a tufillo de liberación incluso, y ya no solo a desintermediación del negocio.

Sus detractores temporales, argumentan que se verán obligados a invertir en nuevas integraciones tecnológicas y que se sentían cómodas operando con los GDS, es decir que tendrán que afrontar el costo de disponer de tecnología para acceder al sistema NDC mientras que en paralelo deberán seguir pagando por el uso del GDS. Como todo en la vida hay una difícil etapa de transición y de adaptación.

¿GDS en acción o expectantes?

Mientras tanto, cae de maduro pensar que los GDS no están muy contentos con esta avanzada. A pesar de ello, pareciera ser que esta vez no se han quedado atónitos y aletargados como sí les ocurrió en el pasado ante la aparición de otras innovaciones tecnológicas como los GNE o ante el advenimiento de las TICs que lanzaron sus propias plataformas tecnológicas de bajo coste, también denominadas “agregadores”. Y si bien, muchos consideran que los GDS no supieron o no pudieron -dada su enorme estructura- reaccionar con celeridad frente a estas disrupciones en la tradicional cadena de valor producidas por innovaciones tecnológicas, podría ser otra la actitud adoptada esta vez por los GDS frente al surgimiento de los NDC. El tiempo dirá, claro está, pero una muestra de este cambio de actitud puede apreciarse en las recientes expresiones de Amadeus respecto de que “están desarrollando una plataforma flexible para los agentes de viajes que les permitirá combinar el contenido de distintas fuentes”, es decir, del propio GDS pero también del NDC de IATA como así también de otras plataformas consideradas agregadores de contenido.

Se sabe además que Travelport, está en la búsqueda de soluciones alternativas que permitan esquivar o evitar ese sobrecoste que las aerolíneas cobran por las reservas generadas a través de un GDS, pero no hemos podido ahondar mucho más por el momento.

Este mismo año, durante la convención anual TTX (por sus siglas Travel Technology Exchange), Wade Jones -presidente de Sabre Travel Networks- afirmó en Las Vegas: “No somos dueños del cliente, pero sí de la tecnología; mucha gente trabaja en la disrupción del GDS. Y lo entiendo. Somos perfectamente conscientes de que hay una enorme cantidad de compañías que trabajan en tecnología para romper el ecosistema de la industria de viajes, pero lo que hacemos tiene significado”  (fuente Hosteltur).

Esta expresión de Wade Jones, la cual no queremos sacar de contexto, pudiera ser un intento de transmitir tranquilidad a los agentes de viajes y a su ecosistema, pero en realidad no podemos dejar de imaginar que -ya sea a nivel consciente o inconscientemente- bien pudiera haber sido dirigida a su propia corporación (empleados, board de asesores, inversores y tenedores de acciones). Es evidente que no es nada revelador, ni estamos frente a una revelación de un CEO del Silicon Valley o ante la visión de un gurú de la tecnología en un evento TED, ni mucho menos.

Esas palabras pueden ser tan tranquilizadoras como si el CEO de Kodak hace 20 años atrás hubiera dicho, sabemos que hay muchas empresas tecnológicas que quieren irrumpir en el negocio de la fotografía, pero quédense tranquilos que la fotografía tradicional siempre va tener su lugar. ¿Qué podríamos haber pensado entonces y qué pensaríamos ahora? Más allá de que algunos amemos la fotografía en papel, es innegable que la gran mayoría que hacía de esa pasión un negocio, sino se transformó, entonces murió con las botas puestas.

Hay vida después del GDS ?

¿Saben qué? Sí, es cierto que muchos pensamos que el rol del agente de viajes cobra nuevamente sentido, especialmente en una época donde la gran mayoría de los viajeros ya se han dado el gusto de comprar en forma directa en un portal de viajes o en el sitio de una compañía aérea y ahora se han dado cuenta también del valor que tiene su tiempo a la hora de armar un viaje multidestino (por citar un ejemplo) o de lo costoso que puede ser equivocarse. Pero lo que estamos planteando en este momento, no es la desaparición del agente de viajes, que seguramente se reconvertirá en un asesor más del tipo free-lance, home-worker, etc., en el futuro, sino de otro eslabón en la cadena de comercialización.

Estamos planteando las preguntas, de qué sucederá con los GDS en los próximos años y cuál será el papel que van a jugar las compañías aéreas en ese proceso. Nos preguntamos incluso, si hay vida después del GDS en el ecosistema del turismo tal como lo conocemos.

Wade Jones habla de las compañías tecnológicas como “los malos de las películas de James Bond” cuando en lugar de ello debiéramos pensar en que el gran orquestador de este cambio son sus hasta no hace mucho más fieles clientes -y otrora aliados- las compañías aéreas. Son ellas, las que están asestando las puñaladas por la espalda. Son estas mismas en definitiva, las que nos están diciendo: "Sí, hay vida más allá de los GDS y sabes qué? es más económica incluso".

Por supuesto, es más fácil apuntar con el dedo hacia el agujero negro y difuso del conjunto de las TICs que dar los nombres de los rebeldes que están gestando la revolución. Después de todo se trata de esos emprendedores tecnológicos empecinados en destruir al mundo tal como lo conocemos, y es más conveniente que dar los verdaderos nombres, mejor dicho “grandes nombres” de hasta no se sabe cuándo… sus “socios” del negocio.

El grupo de los chicos malos

A continuación reproducimos el listado a Noviembre de 2017 de las compañías aéreas que forman parte del NDC extraído del sitio web de IATA:

Aer Lingus​
Air Canada​
Air China​​
American Airlines​
APG Airlines
Austrian Airlines
British Airways
Brussels Airlines
China Eastern Airlines 
​China Southern Airlines
Colorful Guizhou
Condor/Thomas Cook​
Emirates
Flybe
Flydubai
Gol Linhas Aéreas 
Hainan Airlines
Hong Kong Airlines
Iberia​
Iberia Express
InselAir
Jiangxi Air 
Lufthansa
​Olympic Air
Qatar Airways 
Rotana Jet Aviation
Shandong Airlines ​
Shenzhen Airlines ​
Sichuan Airlines​
Swiss International Airlines
S7 Airlines
Turkish Airlines 
Xiamen Airlines ​ 

La lista seguramente se irá incrementando en los próximos meses y traerá nuevas sorpresas. Este es el tipo de fenómenos que inquietan, tanto como movilizan. Y eso es bueno, ya que no solo nos mantiene en forma, sino que nos enseña a adaptarnos y a reinventarnos constantemente. Es bien sabido, que los ecosistemas de negocios modernos están en permanente movimiento y que es ese mismo movimiento el que permite la generación de nichos de oportunidades, las que bien pueden ser aprovechadas por aquellos actores que les apasiona proponer cosas nuevas, que procuran innovar y evolucionar. ¿Es acaso eso malo?

Renato Poloni CEO y fundador de Nemo Group


Logo Nemo

Links Sociales