El tiempo es oro y la tecnología nos ayuda a optimizarlo

Tecngologia Aplicada Al Turismo
El tiempo es oro y la tecnología nos ayuda a optimizarlo

Teniendo en cuenta la compleja faceta del viajero moderno y el rol del agente de viajes actual, en NEMO desarrollamos productos tecnológicos e incorporamos proveedores de contenido con el objetivo de brindar “soluciones” en este delicado ecosistema de negocios tan competitivo.

Como todos sabemos, la tecnología se va involucrando en espacios y aspectos que nunca antes hubiéramos imaginado. El concepto de internet de las cosas nos demuestra que en poco tiempo podremos vivir en casas inteligentes que serán manejadas a distancia por medio de un smartphone, o que nuestros automóviles no necesitarán que los manejemos.

La tecnología nos cruza en cada momento de nuestra vida cotidiana, de hecho hay muchos ejemplos de cómo va modificando nuestros quehaceres, así podemos verlo en la incorporación de tecnología en la educación, en el trabajo, en los medios de comunicación, entre otras áreas.

Y como es obvio, el mundo de los viajes no es ajeno a estas consecuencias de los avances tecnológicos y la conectividad global. Tanto es así, que no solo el nicho del negocio turístico como mercado objetivo fue mutando, sino que los viajeros “prosumidores” (término que se utiliza para consumidores proactivos que producen información, opinan, sugieren y comparten con otros semejantes), han modificado las formas tradicionales de elegir y armar sus viajes, como también la manera en que los compran, los disfrutan y los comparten.

Del mismo modo que en otras áreas, en donde se cruzan la economía tradicional del mundo físico con la del mundo digital, en muy pocos casos las nuevas formas han hecho desaparecer por completo el método tradicional. Aunque haya detractores de este pensamiento, la gente lee libros online, pero sigue comprando los ejemplares de papel en igual o mayor medida que en el pasado, los niños en edad escolar utilizan tablets para estudiar y notebooks para acceder a los contenidos, pero leen también apuntes y manuales como lo venimos haciendo desde años atrás, los estudios médicos se pueden recibir en formato digital, pero igual vamos al médico para que los interprete y nos emita su diagnóstico, hoy en día es posible adquirir todo tipo de productos en tiendas online pero nada se compara con la experiencia de “tocar” lo que queremos comprar, probarnos una prenda antes de adquirirla ni mucho menos con la sensación de elegir algo en una vidriera y llevarlo a casa en el momento. Después de todo, se trata de experiencias que difícilmente puedan ser reemplazadas en su totalidad por la tecnología, sencillamente porque los seres humanos somos seres sociales por naturaleza y en algún punto necesitamos salir al mundo exterior, tocar, hablar, percibir por todos nuestros sentidos, en definitiva interectuar tanto como movernos, para no anquilosarnos.


Un nuevo perfil de pasajero

No hace falta pensar en 50 años atrás para darnos cuenta que el perfil del viajero actual es diferente respecto de aquellos de la década pasada.

El pasajero moderno llega a dedicar muchas horas a explorar opciones de viajes por su propia cuenta y esto es debido a que tiene la posibilidad de acceder a un cúmulo de información considerable (quizás demasiada) antes de emprender su viaje. Es que se trata de eso, de mucha información al punto de llegar a convertirse en una verdadera “infoxicación” que lejos de facilitarnos la decisión puede hacerla más compleja. Claro está que cuando se trata de comprar solo un ticket aéreo, la decisión será sencilla, no así cuando se trata de un viaje completo, familiar o multidestino, por dar algún ejemplo.

 

El valor de nuestro tiempo

La tecnología nos da la posibilidad de ocupar nuestro tiempo en aquellas cosas que verdaderamente disfrutamos, resolviendo y automatizando un sinnúmero de tareas operativas que antes nos ocupaban gran parte de nuestro día.

El ser humano está evolucionando y se va haciendo más inteligente en líneas generales en cuanto comprender la finitud de su vida y a ser consciente del verdadero valor del tiempo. 

No es casual que cada vez más gente a nivel mundial se de cuenta que el placer y la felicidad que produce el viajar perdura mucho más que cualquier compra de un bien material. Conocer diferentes personas, lugares y culturas se termina haciendo hábito en las personas que prueban esa experiencia.

Tampoco es casual que se esté notando en la industria turística un incremento en las ventas de viajes en el canal tradicional y es debido a que siguen existiendo, por un lado aquellos viajeros que prefieren el consejo de un agente de viajes para dedicar su tiempo a otros menesteres y ocupaciones, como practicar su deporte favorito, leer un libro o simplemente disfrutar de un merecido descanso en su hogar, y por otro lado, están los que tras haber armado varios de sus viajes online en el pasado, ahora se dan cuenta del valor de contar con el asesoramiento y sobre todo la capacidad de resolución de un agente de turismo que en muchos casos está disponible en todo momento y ante cualquier adversidad que pudiera acontecer en el viaje.

 

Viajeros exigentes y sin de tiempo

Aquellos que han armado previamente sus viajes por su propia cuenta saben de qué hablamos. Muchas familias lo han experimentado, son diversas cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de armar por sí mismos un viaje, todo aquello que conlleva, cada pequeño detalle que se nos puede pasar por alto y por supuesto todo lo que implica en tiempo, en incertidumbre, o incluso en dolores de cabeza, en especial cuando se trata de viajes complejos, o cuando se producen cancelaciones y demoras en los vuelos, o cuando un hotel no resulta ser lo que uno esperaba, o la tediosa tarea de hacer coincidir los horarios entre diferentes servicios, tan solo por mencionar algunos ejemplos típicos que generan estrés a alguien que no ha hecho de los viajes, su oficio.

Se trata de pasajeros que no desean -o no pueden- dedicar tanto tiempo (horas, días e incluso semanas) buscando en Internet todo lo referente a un viaje, ni que hablar de hallar las mejores tarifas (las cuales cambian constantemente), información destinos, aéreos y transbordos, traslados, coches de alquiler, alojamiento, etc. y hacer que todo eso cuadre a la perfección, por lo que optan por resolverlo de manera simple: consultando a un agente de viajes.

 

El futuro del agente de viajes

Por eso en NEMO, pensamos que el rol del agente de viajes siempre va a ser importante y vuelve a ser valorado en estos tiempos donde muchos creían que la tecnología podía reemplazar todo el trabajo humano. Quizás sea en otras modalidades, como el del consultor free-lance o home-worker que no necesariamente esté presente en una agencia física aunque sí forme parte de ella, pero la misión del agente de viajes cobra cada vez más valor en épocas donde alguien debe ayudarnos a ahorrar tiempo y evitarnos dolores de cabeza.

Ahora bien, para que un agente pueda satisfacer los requerimientos del exigente e informado viajero “prosumidor”, el primero debe tener acceso directo a los sistemas que permiten cotizar y reservar online todo tipo de productos y servicios turísticos. Pero claro, eso solo no basta, el agente de viajes tiene que ser capaz de generar ese “plus” que nos hace sentir “considerados” como clientes y que nos están ofreciendo algo que de otro modo no hubiera sido tan fácil de hallar por nuestra cuenta. ¿Cómo lograrlo? Sencillamente ofreciéndonos en modo de servicios adicionales, aquellas experiencias que no son tan frecuentes de encontrar para un común mortal en el desordenado y abarrotado inventario turístico global, como por ejemplo: hotelería no tradicional (apartamentos, hoteles boutiques, alojamiento en sitios históricos como conventos, castillos, paradores, etc.), trenes, cruceros, low-costs, actividades divertidas y fuera de lo común (paseos guiados por las ciudades en Segways, un viaje en globo, un citytour en los típicos Citroen de los años ’60 o un paseo en barco), tickets de espectáculos (recitales de artistas famosos que coincidan con la fecha en que viajamos, un partido de futbol de un equipo estrella), traslados exclusivos (limos), coches de alquiler deportivos (nos sorprendería los precios a los que se puede acceder en determinados lugares a este tipo de vehículos purasangre), entradas en restaurantes o por ejemplo los llamados “skip de line” para evitar hacer cola en los ingresos de museos y otro tipo de eventos. Estas son algunas de tantas experiencias que pueden hacer la diferencia entre un viaje normal y uno fuera de serie y que harán que un pasajero quiera volver (o no) a encargar su próximo viaje a su agente de confianza.

 

Cómo hacer la diferencia

Son épocas donde los agentes de viajes cierran ventas por mail, por skype, por whatsapp, por teléfono incluso, donde los clientes no vienen tan seguido al “escritorio”, por eso la atención multicanal es tan importante y es preciso comprender que además del servicio de asesoría que brindan en una agencia de viajes, podrán disponer de una ventaja diferencial solo si emplean la tecnología correcta a su favor para ser más productivos de modo que sus clientes no tengan que perder su tan preciado tiempo.

Teniendo en cuenta la compleja faceta del viajero moderno y el rol del agente de viajes actual, en NEMO desarrollamos productos tecnológicos e incorporamos proveedores de contenido con el objetivo de brindar “soluciones” en este delicado ecosistema de negocios tan competitivo.

Se trata después de todo, de mucho más que simples usuarios de sistemas, se trata de brindar experiencias, de hacer la diferencia entre una vivencia sin igual y otra para olvidar, se trata en definitiva de lograr que la tecnología sea esa maravillosa piedra angular que soporta toda la estructura, pero que especialmente conecta ambos costados del arco: el pasajero y el agente de viajes.

 

Logo Nemo

Links Sociales